Introduce aquí el subtítular

PEPE JIMÉNEZ ESPEJO

En el espacio virtual de la creación solo existen límites imprecisos, delimitados únicamente por las propias capacidades y la voluntad de experimentar. A menudo pienso en la creatividad como una cápsula con un solo tipo de movimiento posible, de expansión, y ese impulso debe mostrar las costuras del disfraz con el que se enmascaran realidades incómodas.

Frente a unos niveles de ruido comunicativo extremadamente altos, es importante reclamar la posibilidad de una velocidad de escala humana que permita la reflexión y el error como motores de una creatividad sin corsés. Darle tiempo a cada línea para que hable de la siguiente.

Las obras pueden devenir en una suerte de aritmética de la oscuridad, cartografías que delimitan fronteras imaginarias. Aritmética y oscuridad representan aparentemente dos sistemas que parecen destinados a no encontrarse; la primera por su necesidad de inventariar y contabilizar, la segunda por su necesidad intrínseca de silencio para poder ser. Esa más que aparente contradicción se ajusta, en parte, a mis parámetros de búsqueda. Cuando la "realidad" no la experimentamos y simplemente la vemos sesgada, se imponen formas de absorción necesariamente lentas que permitan separar lo importante de lo accesorio. En ese contexto creo que la imagen estática producto de la reflexión o la imagen en movimiento, no derivada de la urgencia o la inmediatez, se pueden convertir en una invitación a una reflexión serena y revisable.

No me adscribo de forma clara a ninguna tendencia, las obras son hoy más que nunca poéticas personales. Considero que el trabajo plástico no es una mera cuestión estética, sino un ejercicio de comunicación y autoconocimiento y eso me obliga, en el mejor de los sentidos, a buscar alternativas diversas con el objetivo de intensificar emociones.

https://www.pepejimenezespejo.com/